La escena como vivencia emocionada en teatro espontáneo y playback theatre

la-escena-como-vivencia-emocionada

“Existen sólo dos tipos de teatro: el teatro vivo y el teatro muerto”
Renzo Casali

La inclusión del término “teatro” en nuestro quehacer asume las características de este arte como inherentes a la tarea.

Considero el teatro como el arte de crear una realidad para ser observada utilizando un lenguaje estético vertebrado por el espacio – tiempo y energía.

Ahora bien, estamos hablando de un teatro cuya escena es improvisada, donde argumento es de transmisión oral oída por una única vez y su propuesta dramatúrgica o de estructura es aportada por la dirección en el mismo momento. ¿Cuál es el valor del trabajo actoral en este macro? ¿Hay algún aporte? ¿Qué es lo configura esa escena (más allá de todo el encuentro como evento comunitario) como un hecho trascendente?

Lo vivo.

El teatro no es “como si”, es habitar, ser y estar.

El gran desafío dramático de las actrices/actores está en poder “entrar en juego” en un tiempo acotado, sin proceso previo, siguiendo la narrativa propuesta y manteniendo latente la historia, de manera que cobre cuerpo y emoción, convertida en acción – movimiento- texto – relaciones – ritmo. Es decir, que el equipo actoral sea capaz de encontrar su propio “status nascendi” que le permita vivir o vivenciar la escena en consonancia o al menos resonancia con la narración.

la-escena-como-vivencia-emocionada

TeatroS

En el teatro convencional la creación de personaje como proceso apoyado en la investigación, trabajo de mesa, exploración física, ensayo, etc. permite la apropiación por parte de la actriz de la multidimensionalidad del texto, de la historia escrita, guiada por la dirección, soportado por la técnica (música, escenografía, vestuario).

En el teatro de improvisación la posibilidad de verdad está en las reglas del juego:

– En el teatro deportivo, match, catch y en la impro comedia suele primar la velocidad, el gag, el virtuosismo mental, donde el argumento básico es ver a una cantidad de personas superar obstáculos argumentales, semánticos o dramatúrgicos, muchos de ellos puestos por el público.
– En la comedia del arte, las actrices conocen en profundidad a sus personajes, que responden a arquetipos arraigados en la comunidad y crean en el marco de un canovaccio, una estructura en la trama a desarrollar.
– En otras formas de impro, a partir de algunos ímputs, guiada o no por la lógica propia de un género dramático, se realiza el despliegue de una historia que no está pautada con anterioridad.

El teatro espontáneo, es una forma de teatro improvisado, no cuenta con el tiempo de preparación del teatro convencional, posee una historia a desarrollar y las pautas de dirección marcan el foco dramático y algunas posibles estructuras o formas en las que la escena se desarrollará.

Un gran desafío. Si la estructura prima sobre la actuación, sobre el acto emocionado en acción, corre el peligro volverse vacío.

La libertad creativa es grande: una historia puede ser transformada en escena hasta el punto de desdibujarse en parodias, sátiras o mensajes redentores; también puede ser poesía, condensación de significados, multiplicación de sentidos, espejo, caja de resonancia.

¿Cómo hacer una escena viva? Estando vivas en la escena. Y la vida supone emoción, acción, interrelación, riesgo.

¿Cómo entrar en el flujo emocional que propone la escena? Nos va a requerir en un grado de disposición muy alto, vamos a ser traspasadas por una narrativa celular que resuena, hace sentido o no, provoca, convoca. Desde aquí la escena se desplegará a través nuestro.

Abandonar toda ilusión de saber qué va a pasar antes de empezar, permitir más que provocar, desde un punto de partida que permita una íntima conexión entre el relato y el pulso interno de quienes actúan.

Tempus. Escucha. Ritmo. La escena germina. La historia crece. Entrar para poder habitar y luego salir. Cada escena es un viaje y no tiene mapa, sólo hitos. Atreverse a navegar, sin naufragar en la vacuidad de la fórmula.

Una lucha de resistencia ante la mercantilización del tiempo y la exigencia de rendimiento. Una odisea que magnifica la esponjosidad del alma y descarta el vértigo de saltar de forma en forma.

Teatro vs Instagram.

Patricia Davis

Patricia Davis

Llevo más de 25 años trabajando con grupos, focalizada en el desarrollo tanto a nivel personal como grupal y comunitario.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
×
¿Quieres saber más?