Clown: acompañar el proceso

Propongo algunas líneas para personas que acompañan procesos de búsqueda en torno al clown

El clown es una práctica, como el yoga, la meditación; una búsqueda del particular estado de clown, por eso algunas  personas lo llaman clowning.

Desde esas ganas de jugar es desde donde se trabajan (por uno u otro medio) los caminos de lo cómico, sobre lo que ya se ha escrito, pero que iremos recorriendo, como caminos, herramientas, sabores presentes en el hecho teatral construido desde el clown, que constituirán los elementos que sostendrán a la obra en el terreno del humor.

Me pregunto, me interrogo sobre las condiciones del director que logren conducir a un (o una troupe) de artistas por un proceso de creación  que sea capaz de contener la fragilidad, estimular la creación, fomentar el juego, afianzar la complicidad y a la vez fijar los mejores pasajes, pulir las aristas, afinar los ritmos y mantener la frescura. Porque  creo que es la parte fundamental de este organismo viviente que es una obra de teatro. Porque creo que al artista le concierne la tarea de “entrar en estado” y lograr jugar, entregarse, buscar y al director de estimular y montar el puzle. NO creo que sea posible estar realmente en clown y poder discernir qué material es apto para la escena y cuál no. Me refiero ahora el momento de creación. En escena, en el momento presente de aquí y ahora de un encuentro con el público, no existirá nada más que se vínculo y los pequeños bribones entrarán y saldrán mil veces de toda pauta, para atraer hacia sí al público, pulsarán las teclas que hagan falta, saltarán las vallas, porque cada público es distinto y ellos saldrán a buscarlo. Si así no lo hicieran, no sería clown.

Desde aquí dos cosas: una,  todo espectáculo clown debe tener múltiples líneas de fuga no preestablecidas, puntos fijos como trampolines desde y hacia los cuales moverse, pero enormes intersticios por donde fugarse de lo establecido al presente; dos: no todo el humor es clown. Stand up, comedia física, comedia, sátira, parodia, sainete, mimo…los límites se desdibujan y allí empiezan las preguntas sobre la especificidad de la técnica. Yo creo que no existe, no existe desde lo técnico,  existe el clown como un lugar interno desde el cual apropiarse de un espacio escénico, quizás sólo desde algo tan intangible como el deseo desde el cual se sale a escena.  La inexistencia de cuarta pared y el contacto permanente con el público son creaciones de ese deseo que es más potente que toda técnica y que requiere el despojamiento absoluto de todo lo que pueda frenarlo: el placer del encuentro, el juego  y la complicidad con el público son la línea rectora, una búsqueda tan inocente que requiere un durísimo camino para desaprender todo lo que le hemos puesto encima. Cuando se logra habitar este estado, diversas disciplinas del teatro y el circo dan soporte a la creación de la escena.

Por ello creo que hay dos caminos en paralelo a recorrer desde el espacio del docente/director, al que llamaremos facilitador:

  1. El del acompañamiento  del proceso de encuentro del estado clown  y el estímulo de la creación, para lo cual podemos sugerir ejercicios y propuestas, creadas, vivencias y recopiladas de diferentes disciplinas
  • Desinhibición
  • Juego
  • Actitud
  • Ritmo
  • Presencia escénica
  • Niveles de energía
  • Escucha activa
  • Absurdo
  • Vacío y autenticidad: ábreme la puerta para que pueda entrar
  • Vulnerabilidad, descubrimiento y aceptación
  • Manejo del  fracaso o flop
  • Complicidad
  • Tipos de clown
  • Creación de rutinas, gags y sketchs
  • El cuerpo cuenta, recursos físicos
  • El solo. Dúos y tríos.

 

  1. El del análisis del material escénico para poder apuntalar los elementos cómicos que nos requerirá un recorrido por viejos principios que retornan
  • Primer contacto, cada vez que entres mira al público y al espacio
  • Decide antes de hacer
  • Menos es más
  • Ve de A hasta B
  • A mayor precisión del actor, mayor percepción del espectador
  • Juega este juego a tope, no se puede jugar a medias
  • Si llega el flop, suelta, y busca una nueva propuesta
  • Comparte lo que te pasa con el público, todo lo que haces es para el público
  • Ante la duda, para y respira
  • Si estás pensando, o bloqueado, compártelo con el público
  • El error, los fallos, son vida, juega con todo lo que ocurra
  • Afloja la mandíbula, la boca entreabierta le da vida a lo que haces
  • El humor funciona por contrastes, cambios de expectativas, juega a unir dos cosas que no tengan nada que ver, busca una unión sin sentido y tú serás el sentido
  • Si nos llevas de la mano, vamos contigo donde sea
  • El humor funciona en base 3, 5 y 7
  • Ríete de ti, se auténtico, idiota, el público te quiere a ti, tu estupidez es liberadora
  • No me vendas la moto, tengo el garaje lleno. No quiero una mentira. Te quiero a ti.

 

Patricia Davis

Patricia Davis

Llevo más de 25 años trabajando con grupos, focalizada en el desarrollo tanto a nivel personal como grupal y comunitario.

×
¿Quieres saber más?